El Diario Digital de Utrera
Hoy es Sábado, 02 de Marzo de 2024

La “grieta” de Blas Infante y el 150 aniversario de la proclamación del Estado Libre de Andalucía

07/08/2023. Probablemente la primera reacción que pueda tener el lector ante el titular que antecede a estas palabras, sea, o bien de “sorpresa intelectual“, o bien, el de mostrar un leve gesto de sonrisa cómplice, con el pensamiento único instaurado en la “Andalucía neoandalucista” de hoy, donde no se quiere reconocer ni hablar, que la muerte del Padre de la Patria Andaluza no fue ni natural ni casual, ni tampoco nombrar, por lo tanto, tampoco recordar, que la proclamación del Estado Independiente Andaluz hace 150 años, fue una realidad histórica, hábilmente encubierta.

Pues entonces, ¿qué une a estos dos sucesos políticos? Porque es evidente que, ambos dos, fueron sucesos ciertos, que se sucedieron en un tiempo político y que estaban conectados, como a continuación trataré de demostrar, nuevamente.

Para hacerlo será necesario que el lector reflexione sobre algunas preguntas que hoy, siguen teniendo en mi opinión, máxima vigencia.

Durante los regímenes políticos de 1873 y de 1936, ¿qué reformas y reclamaciones más importantes exigía Andalucía de aquellos Gobiernos de la España de entonces? ¿Cuál fue la respuesta de Madrid a nuestras demandas como Pueblo y como Nación?

En cuanto a las demandas de Andalucía, habrá que contestar que fueron por este orden, primero, dignidad. Segundo, independencia política y soberanía. Y tercera, Reforma Agraria.

A todas ellas, las respuestas de las oligarquías que mandaban en España, fue la misma: mandarnos dos generales, Pavía en 1873 y Franco en 1936; dos matanzas oficiales y registradas: 6.000 fusilados entre julio y septiembre de 1873, y 54.000 fusilados, al menos, entre el 18 de julio de 1936 y 1939; y para completar, mandarnos dos reyes, y no unos reyes cualesquiera, dos Borbones y Dos Sicilias.

Todos estos hechos, pese a quién le pese, fueron ciertos. En unos casos se ocultan o se niegan, y en otros, se reconocen, pero se falsean, por los neoandalucistas y por los nacionales-de-la-españa-de-siempre. La verdad, es que no sé qué es peor. ¡Más indignante!

(Sigamos con el artículo después de haber cogido un poco de aire en su escritura).

Expuestos los hechos, la pregunta obligada que debemos de hacer, todas las andaluzas y todos los andaluces, a estos neoandalucistas de hoy y a esos nacionales-de-la-españa-de-siempre sería bastante lógica, ¿cuántas veces tendrán ustedes, que fusilar a Blas Infante en una cuneta para que digan, que un fusilamiento sea, un fusilamiento como dios manda?

No será qué Ustedes, los que ahora “pululan” por parlamentos, congresos, ministerios y consejerías; sí, Ustedes, los que días antes de las elecciones se les llena el pecho, o los pechos, de aire neoandalucista, ¿están prensando mandarnos a otro general y a otro Rey?

Por favor. No lo hagan. “Si nos quieren, vayan se; por favor, hagan lo que sea, … vayan se a esa España despoblada de la que tanto hablan Ustedes en los telediarios, por ejemplo”. Y déjennos, como decía Blas Infante, “ser los únicos responsables de todos y cada uno de nuestros problemas”, “no queremos sus soluciones”, “queremos ser libres y soberanos”. “No queremos que nos tutelen y velen por nosotros”. No les necesitamos y menos para que sigan ocultando que Andalucía fue el primer territorio de España que se declaró Institucionalmente Independiente y lo hicimos porque somos un Pueblo con Dignidad, o lo que es lo mismo, somos una Nación Libre.

Para concluir esta reflexión que he querido compartir con Ustedes, dejo a los lectores andaluces que hayan llegado hasta aquí, una última pregunta abierta: si una vulgar “ruptura”, o “quiebra” equivale a un fusilamiento, en comparación ¿54.000 fusilados andaluces, ¿qué son? … ¿Una paliza? ¿Una goleada?

Soy nieto, junto a otros niños y padres más, según la nueva versión oficial del Gobierno Andaluz, de un grupo de amigos y desconocidos que fueron enterrados, gratuitamente por la Administración del benevolente y magnánimo, general Queipo de Llano, en una fosa ad hoc excavadas en el cementerio de Sevilla. Esto fue posible, tras fallecer, muchos de ellos de manera inesperada y accidental, tras precipitarse voluntariamente contra las balas, en una noche calurosa, del verano de 1936.

Aquellos desafortunados incidentes, dieron pie a múltiples rupturas y grietas de órganos, tejidos y huesos de sus cuerpos.

También, soy, aunque tampoco lo sabía, beneficiario de un fondo de inversión en las islas Jersey donde el Reino de España, deposita desde hace años, los 400 € que recibimos todos los familiares de aquellos hombres y mujeres muertos por “ruptura”, por buscar a mi abuelo y a sus amigos de convivencia, pero que he devolver ahora, porque se me ha acusado de no saber buscar donde todo el mundo sabía que estaban: la fosa de Picos Rejas.

Manuel Lazpiur Rodríguez
Miembro de la Asamblea de Sevilla de Nación Andaluza
¡Viva Blas Infante! ¡Viva Andalucía Libre
 
Fuente: Manuel Lazpiur Rodríguez
Noticia anterior
15/01/2023

El flamenco de Rafael de Utrera más presente que nunca


Rafael ha tenido el honor de acompañar al maestro Paco de Lucía, "que escuchó hablar de mí a su sobrino, el guitarrista José María Banderas. Entonces Paco me propuso una gira, y aún no me lo creo". El flamenco de Rafael de Utrera más presente que nunca
NAUTALIS RESOURCES NAUTALIS RESOURCES NAUTALIS RESOURCES NAUTALIS RESOURCES NAUTALIS RESOURCES
Web móvil en
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y los servicios ofrecidos. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso detallado en el Aviso Legal y en la Política de Protección de datos.
Entendido