El Diario Digital de Utrera
Hoy es Viernes, 14 de Agosto de 2020

Ya hay igualdad real - Manifiesto del Día de la Mujer de PODEMOS Utrera

Julia Alonso, consejera ciudadana de Podemos Utrera, realiza un artículo de opinión con motivo de la celebración este martes 8 de marzo de 2016 del Día Internacional de la Mujer. De esta forma esta formación política utrerana se une a la celebración que se realiza en todo el mundo de este día en el que se reivindica a nivel internacional los derechos de las mujeres y la igualdad de género en la sociedad actual.

08/03/2016. Ya hay igualdad real
Julia Alonso, consejera ciudadana de Podemos Utrera

Estoy harto, harto de ir a comprar tabaco por las mañanas y ver en un bar próximo a mi casa, que casualmente siempre está lleno de mujeres, cómo éstas me miran de arriba a abajo. Es algo que no logro entender; en algunos casos hasta me lanzan frases lascivas y con una entonación claramente sexual. Me hace sentir incómodo, pero con esto de la igualdad y el feminismo ¡cualquiera dice algo! Mejor me aligero a coger el paquete y salgo pitando. Me dirijo a mi casa, tengo que llevar a las niñas al colegio, mi mujer hoy tiene el día libre en su trabajo y podría llevarlas pero prefiero dejarla descansar porque es el único día que tiene para ella. Yo trabajaba como jornalero en la aceituna pero desde hace un par de años me han dado largas porque como ya tenemos su sueldo en casa la empresaria agraria para la que trabajaba me ha comentado que ya me quedo yo cuidando de las niños y del abuelo y que siga trabajando ella (por alguna razón me siento dependiente).

Por el camino voy pensando que apenas me queda tiempo para llegar y ando ensimismado cuando una esperpéntica voz de mujer me sobresalta: “¡Moreno, te comía to lo que te cuelga!”. Una de las mujeres de la obra que están arreglando la acera de la calle donde vivo, se dirige a mí mientras todas se echan a reír. No puedo evitar sentirme nuevamente intimidado, podría decir que de alguna manera me siento en peligro, como violado, pero prefiero callar. Esto comienza a ser lo normal y nadie me entendería. También me sorprende cómo desde que la igualdad es un hecho y no un deseo en la puerta del colegio de mis hijas veo mayoritariamente hombres. Da igual padres o abuelos, pero el 95% de las personas que hay allí, son hombres.

Conozco bien a una de esas madres que sí que lleva a sus hijas al colegio a pesar de trabajar. Siempre le reconocemos el gran esfuerzo que hace ayudando a su marido. Hoy tengo que darme más prisa que de costumbre, colaboro con un partido político pero si quiero que mi mujer no se queje de que le dedico demasiado tiempo, debo darme prisa para que no note que he estado fuera de casa.

Mi Secretaria General y yo vamos a dar una entrevista a la radio. Le he dado mil vueltas al argumentario de los temas del día y creo que estoy bien preparado… ¡a ver cómo sale!. Nos recibe una mujer mayor a la que mi Secretaria General me presenta, tiene pinta de directora y cuando voy a estrecharle la mano igual que ha hecho mi compañera me da dos besos y comenta con gran efusividad lo contenta que está de que vaya acompañada de un niño bonito (cito palabras textuales) como yo. No acabo de entender ni por qué tengo que darle dos besos si mi compañera le ha dado la mano, ni de qué manera hemos llegado a la conclusión de que no importa mi preparación ni mi experiencia, sólo mi físico (quizá sea que mi jersey llama demasiado la atención).

¿Qué está pasando? Nada, absolutamente nada de lo que he contado hasta ahora era cierto. O en realidad toda la totalidad de lo relatado lo es. Sólo tenemos que dar la vuelta al género de las personas de las que se habla en esta reflexión para que todo se convierta en real, y en vez de echarnos las manos a la cabeza, muchos y muchas lo normalizaremos. Incluso aquellas personas que no consideran normales todas esas situaciones, callarán. Hasta el simple hecho de que denominar hijas a los hijos pueda sonarnos mal y, sin embargo, sigamos abarcándolas a ellas dentro del “ellos” con el engañoso argumento del “siempre se ha dicho así”, omitiendo que no todo lo que se hizo por costumbre o tradición, al menos alguna vez, estuvo bien hecho.

Por eso, el miércoles 8 de marzo celebramos el Día Internacional de la Mujer; para reivindicar una presencia justa e igualitaria que, aún siendo la mitad de la población mundial a día de hoy, se nos niega si no en la teoría sí en la práctica.

La definición de feminismo según la RAE es la siguiente: ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres. Es por el feminismo y por su lucha que podemos celebrar hoy este día como símbolo de nuestra presencia. Es por el feminismo y por mujeres que ya no están por quienes tenemos derecho al sufragio universal, al aborto legal o al divorcio. Y es por el feminismo y por las que somos y por las que vendrán, que algún día llegaremos a una igualdad real que permitirá como objetivo último, como más importante y primordial, la erradicación de todas las violencias machistas que han conllevado en los últimos 30 años más asesinatos de mujeres que el propio terrorismo.

Internacionalmente, este 8 de marzo es el Día de la Mujer. Para las feministas cualquier día a cualquier hora, en cualquier momento será ocasión de reivindicar que no queremos NI UNA MENOS.

Nos queremos iguales, vivas y libres. ¡Sí se puede!
 
Fuente: PODEMOS Utrera
NAUTALIS RESOURCES NAUTALIS RESOURCES NAUTALIS RESOURCES NAUTALIS RESOURCES NAUTALIS RESOURCES
Web móvil en
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario y los servicios ofrecidos. Al continuar con la navegación consideramos que acepta su uso detallado en el Aviso Legal y en la Política de Protección de datos.
Entendido